Los bosques y el CO₂, una historia de amor…

[GLACIAIRES]Vallée du Fossat_Rocher de la Pause5©D.Tarrier

Los bosques desempeñan un papel importante capturando las emisiones de gas con efecto invernadero. Están involucrados en la regulación del clima, el mejoramiento de la calidad del aire y la producción de oxígeno. Este servicio universal y sin fronteras tiene un valor estimado de $ 3.700 por hectárea y por año. Sin embargo, la deforestación emitiendo el carbono almacenado en los bosques contribuye al 16 % de CO2 emitido a nivel mundial.

A escala mundial, los bosques juegan un rol importante en el clima mediante la captura del CO2 gases con efecto invernadero. De hecho, los bosques actualmente son capaces de eliminar el 15% de las emisiones de dióxido de carbono generado por los seres humanos, mediante el proceso de captura de carbono.

Los árboles capturan el carbono a través de la fotosíntesis, proceso en el cual una parte se incorpora a la materia orgánica y la otra es rechazada por la respiración o indirectamente por la descomposición de hojas muertas, escombros y raíces muertas. Los resultados de este flujo de carbono es que la cantidad de CO2 fijo es mayor a la que se rechazó, lo que le da el estatus de “pozo de carbono”. La madera se compone en un 50 % de carbono y para producir un metro cúbico de madera, un árbol se convierte en una tonelada de dióxido de carbono.

 

La regulación del clima y la influencia en la calidad del aire es un servicio universal y sin fronteras. Somos conscientes del efecto “bien común” de este servicio, volviendo los compromisos hacia su protección cada vez más difícil, como hemos visto en la cumbre de Durban. Además, vale la pena señalar que el almacenamiento estimado de CO2, solamente por los bosques tropicales, comprende entre 2300 y 3700 dólares por hectárea y por año (valor de 2007).

Además de las emisiones de CO2 relacionadas al uso de insumos químicos, la agricultura emite grandes cantidades de emisiones de gases con efecto invernadero (GES) procedentes de la deforestación (conversión de la tierras, incendios) que exigen su expansión. Brasil e Indonesia,  cuarto y tercero respectivamente en emisores de GES, fundamentalmente por la expansión de su agricultura en los ecosistemas naturales. A nivel mundial, la deforestación representa el 20% de emisiones de CO2.

 

Lee también:

Otros papeles del bosque:

Los bosques y nuestra alimentación

Los bosques y la lluvia

El bosque, un lugar de esparcimiento e inspiración

Descarga el “Informe descriptivo de los servicios prestados por el bosque”