Los servicios prestados por el bosque…

Los bosques juegan un rol primordial en la preservación del equilibrio social y ecológico.

Cerca de 1.600 millones de personas dependen de los bosques para sus subsistencia. Estos producen numerosos bienes, muchos de ellos con valores concretos en los mercados, tales como la madera o los productos farmacéuticos.

Nos proporcionan servicios esenciales: regulación del clima, la lluvia, prevención de los efectos devastadores de los tsunamis sobre las costas, purificación del agua potable, almacenamiento de carbono… así como la protección de los frágiles suelos de regiones lluviosas. Resumiendo: los bosques son la mejor barrera contra el desgaste que viene unido a las lluvias fuertes.

Tres cuartos del agua dulce accesible provienen de cuencas cubiertas de bosques: éstos purifican el agua potable de dos tercios de las grandes ciudades de países en vías de desarrollo. En consecuencia, los bosques pueden ser comparados con estaciones depuradoras. Sin ellos, nada de filtración (a través de las raíces de los árboles) de contaminantes tales como metales pesados, nitrógeno..

Casi el 80% de los habitantes de países en desarrollo dependen de los remedios medicinales tradicionales, de los cuales la mitad son obtenidos de plantas provenientes de los bosques tropicales. ¿Sabíais que el 70% de las plantas identificadas como portadoras de propiedades anticancerígenas por el US National Institute no se encuentran más que en bosques tropicales?

Los bosques también son portadores de importantes valores culturales y patrimoniales. Por ejemplo, en Francia, el bosque de Brocelandia inspira los sueños de los apasionados de las leyendas artúricas. Forma parte de mitos y alberga lugares históricos del patrimonio francés. Los cuentos y relatos que allí emplazan su acción son una parte de nuestro patrimonio compartido. ¿Quién no ha leído alguna vez los cuentos de los hermanos Grimm? ¿O la historia de Pulgarcito, de Charles Perrault?

Los bosques, reserva  de vida

Los bosques cubren alrededor del 31% de la superficie terrestre, o sea, cerca de 4.000 millones de hectáreas que contienen dos tercios de las especies terrestres existentes. Los bosques tropicales, que no constituyen más que el 6% de la tierra emergida, contienen más de la mitad de la biodiversidad terrestre. Sólo en América Latina podemos encontrar el 40% de las especies animales y vegetales conocidas, y sólo en la cuenca amazónica el 25% de las especies terrestres existentes.

La biodiversidad forestal es el fundamento de más de 5.000 productos comerciales, desde los aceites aromáticos destilados a partir de hojas, hasta los remedios basados en hierbas, pasando por alimentos y vestimentas.

Además, los bosques pueden ser considerados como gigantescas despensas a cielo abierto, ya que desbordan de productos comestibles tales como la caza, los hongos, las plantas con sus frutos y granos… sin la biodiversidad forestal y sus especies polinizadoras, la productividad agrícola no sería estimulada, y los cultivos (y en consecuencia nuestras fuentes de alimentación) se verían amenazados. ¿Por qué? Por una parte, hay que saber que los bosques juegan un rol como barrera contra las infestaciones y plagas. Por otra parte, los polinizadores (mayormente insectos, como las mariposas y las abejas) juegan un rol primordial por ser responsables de alrededor de un tercio de la producción agrícola mundial. Por último, la biodiversidad forestal (escarabajos, cochinillas, pulgones, insectos carnívoros…) garantiza a los cultivos protección contra las plagas que actualmente destruyen un 30% de nuestras cosechas.

El bosque, piedra angular de las poblaciones locales

El bosque es esencial para el Hombre. La madera es la principal fuente de energía para cocinar y como calefacción para 2.600 millones de personas. El Banco Mundial estima que los bosques contribuyen directamente a la subsistencia de cerca del 90% de las personas que viven en el umbral de la pobreza.

Numerosos productos forestales no leñosos (cacao salvaje, miel, resinas, frutos secos, fruta, flores, grano, hongos, carne, bayas…) son esenciales para la alimentación, obtención de medicamentos y materiales de construcción para las comunidades indígenas de esta áreas. De media, un Nogal Amazónico produce 150 kg de nueces por año. Su producto (la nuez de Brasil) es utilizado en Francia como aperitivo, aunque también es utilizada para la preparación de platos tanto salados como dulces.

Nuestros bosques desaparecen notablemente porque su valor es infravalorado y porque nuestra economía de mercado no alcanza a reconocer los servicios ecosistémicos provistos por los bosques intactos. Para detener su destrucción, tenemos que conocer y comprender mejor la integralidad de los servicios que nos proporcionan.

Lee también:

Otros papeles del bosque:

Los bosques y nuestra alimentación

Los bosques y la lluvia

El bosque, un lugar de esparcimiento e inspiración

El bosque y el CO₂, una historia de amor…

Descarga el “Informe descriptivo de los servicios prestados por el bosque”

Tener mas informaciones:

La economía depende de la naturaleza

Las empresas dependen del bosque

Las causas de la deforestación