Los bienes de consumo y la deforestación

Nuestro consumo tiene un impacto importante en la desaparición de los bosques naturales.

El aceite de palma, la soja, la carne, la madera… El comercio mundial es un motor poderoso de la deforestación ilegal en los países tropicales. Un estudio reciente (septiembre 2014) de la organización estadounidense Forest Trends, evalúa la magnitud del fenómeno.

Teaser_format_1200x1200_1Cerca del 50% de la deforestación en los países tropicales se explica por la conversión ilegal de tierras a granjas agrícolas con fines comerciales. En la mitad de los casos, la producción está destinada a satisfacer la demanda de los principales países industrializados – EE.UU., la Unión Europea – y también China e India.
Alrededor del 25% de la deforestación ilegal en los trópicos tiene por objetivo a la producción de bienes exportables.
En Colombia, en Perú, la destrucción de los bosques empeora para servir a esta economía destinada para la exportación. En Bolivia, la soja (75% de la cual se exporta) es el principal factor de deforestación ilegal, en la parte amazónica del país.
En suma, la encuesta, que se llevó a cabo en los veinte países tropicales, donde la pérdida de bosques es más masiva, se estima que alrededor del 40% del aceite de palma, el 20% de soja, cerca del 33% de maderas tropicales y el 14% del ganado comercializado en los mercados mundiales provienen de la tierra deforestada ilegalmente.

Para calcular todo esto, Envol Vert ha implementado la Huella Forestal y le propone calcular su huella forestal a través de un quizz.

Descubra aquí los vínculos entre cada producto de consumo y la deforestación y los gestos  que usted puede hacer para reducir su huella forestal y limitar la deforestación.