La Victoria, Serania Perija

El proyecto desarrollado dentro de la Serranía del Perijá es un proyecto de desarrollo de los bosques comestibles y de alternativas económicas (alternativas de empleo distintas a las mineras, y a sus prácticas agrícolas no sustentables)

WhatsApp Image 2019-01-25 at 1.05.56 PM (1)

El proyecto es desarrollado con la colaboración de ASOTREPOS quienes conforman 12 jóvenes productores y técnicos profesionales, ASOMABE quienes están conformados por 10 productores víctimas del conflicto y Asociación Unión del Campo (Unión por el Territorio) Quienes cuentan con 42 miembros.

Diferentes parcellas serán reforestadas en altitudes diferentes, con una combinación de culturas agrícolas, árboles frutales, arboles “comestibles” nativos, café. Las escuelas rurales y el liceo agrícola serán integrados en el proceso productivo. El proyecto comenzó en Julio del 2018

 

 

Un ecosistema único!

WhatsApp Image 2019-01-25 at 1.05.54 PM

La serranía del Perijá es el lugar más septentrional de la cordillera de los andes, con picos de más de 3500 metros sobre el nivel del mar. La serranía marca la frontera entre Colombia y Venezuela y cuenta con todas las características ecológicas que la hacen única en el planeta. Las condiciones climáticas especiales se reflejan al seno de una fauna y una flora endémica propia del territorio. El relieve abrupto genera pisos térmicos muy marcados que cambian rápidamente. Un territorio maravilloso y muy a menudo olvidado en el país.

Economía Local

El proyecto esta situado en La Victoria de San Isidro (Municipalidad de la Jagua de Ibirico), una zona afectada por la extracción de carbón. En efecto, la jagua es el segundo municipio del país en términos de producción de carbón, y la mina es considerada como la cuarta mina a cielo abierto más grande del mundo. La economía local se desarrolló alrededor de la minería y los grupos PRODECO Y DRUMMOND, aunque débiles económicamente.

WhatsApp Image 2019-01-25 at 1.05.56 PM (3)

Las otras actividades económicas son mayoritariamente orientadas hacia la agricultura. Los campesinos poseen granjas de 6 a 100 hectáreas destinadas al cultivo de café. La caficultura es practicada según las técnicas convencionales basadas en la utilización de variedades hibridas y el uso de insumos químicos sobre los cafetales a pleno sol, los cuales degradan rápidamente las condiciones medioambientales de la zona, esto por una desaparición progresiva de su capital natural. Además, observamos un riesgo elevado de deforestación de los bosques restantes por el retorno de la población desplazada quienes afectan los terrenos no explorados.

Ver las actualidades del proyecto Aquí